Los sistemas de rociadores se deterioran inevitablemente con el transcurso del tiempo. Como el sistema de rociadores del edificio continúa envejeciendo, si tu empiezas a notar estas irregularidades, tal vez sea hora de empezar a pensar en sustituir el sistema en lugar de seguir reparandolo.

Como propietario del edificio, es fundamental realizar el seguimiento de las irregularidades, tales como fugas o corrosión. Considerando la cantidad que se gasta en reparaciones, hay una posibilidad de que podría ser más rentable reemplazar el sistema.

Cuando reparar

Al evaluar las opciones, los principales factores que debes considerar son la edad y los tipos de sistemas en tu construcción, así como la cantidad de corrosión en los tubos. Si tu tienes un sistema seco, hay una considerable cantidad de oxígeno en los tubos que ayuda a la corrosión, lo que podría llevar a daños más extensos y aumentar la probabilidad de un reemplazo del sistema. Si tienes un sistema húmedo, el agua en los tubos limita la cantidad de oxígeno libre que provoca la corrosión en gran escala, que podría resultar en corrosión más localizada que sólo necesitará las reparaciones.

Cuando reemplazar

Hay muchas maneras económicas para sustituir el sistema y solucionar definitivamente el problema. “A veces, nos encontramos con que todo el sistema no necesita ser reemplazado,” dijo Brad Bojrab, Vicepresidente de servicio de Ryan Fireprotection. “Después de inspeccionar el sistema, solemos encontrar que sólo alrededor del 20 por ciento del sistema necesita ser reemplazado».

Transición a un sistema basado en nitrógeno

Si eliges reparar o reemplazar un sistema de rociadores, el cambio a un sistema basado en nitrógeno puede ser a largo plazo, una solución rentable para la eliminación de la corrosión.

Mientras los sistemas secos sólo duran 10-15 años antes de fallar, los sistemas húmedos duran 15-25 años, la esperanza de vida de un sistema con nitrógeno puede durar hasta casi 4-5 veces más largo. Lo que hace posible que un sistema de nitrógeno elimine el elemento causante de corrosivos – Oxígeno – y lo reemplaza con nitrógeno. Al eliminar la corrosión, este nuevo tipo de sistema reduce la frecuencia y los costes de las reparaciones a largo plazo.

Ahora ya sabes que hacer, si reparar o reemplazar. ¡Esperanos en un nuevo artículo!

Contacto
Abrir chat
1
Hola, queremos hacer mucho más ágil tu experiencia en nuestra página web ¿En que podemos ayudarte?
(Al hacer clic, autoriza el tratamiento de sus datos personales)