La protección contra incendios en hospitales donde residen personas enfermas y que no se valen por sí mismas hay que extremarla. Crear zonas completamente seguras en cada planta donde el fuego no llegue, habilitar zonas de evacuación, instalar sistemas que detecten el incendio en su fase temprana y activar automáticamente rociadores de agua en las zonas localizadas son algunas de las acciones elementales que hay que poner en marcha para asegurar la protección de un hospital.

El término hospitalario es de aplicación a los edificios asistenciales sanitarios (hospitales, clínicas, sanatorios) que cuentan con hospitalización de 24 horas y que están ocupados por enfermos que en su mayoría son incapaces de cuidarse por sí mismos.

El primer paso es que los edificios de uso hospitalario sean diseñados, construidos y dispongan de las instalaciones necesarias para garantizar la seguridad al máximo. La segunda parte es mantener estas instalaciones en perfecto uso para que operen según han sido diseñadas e instaladas. Y finalmente, debe haber una gestión que minimice las posibilidades de una emergencia por fuego que requiera la evacuación de los pacientes, y en caso de que sea inevitable, un Plan de Emergencia adaptado a cada edificio y circunstancias concretas.

Algunas de las cuestiones esenciales son: cumplir una serie de condiciones de compartimentación, evacuación y señalización. El CTE, entre otros aspectos destacables, realiza una definición de los requisitos de comportamiento al fuego de los elementos constructivos y materiales, para garantizar la estabilidad y resistencia térmica del edificio. Se determina la estabilidad ante el fuego exigible a la estructura portante del edificio, la resistencia exigible a los elementos constructivos, etc.

Como hemos comentado, uno de los aspectos cruciales en protección contra incendios en hospitales para evitar la evacuación de los pacientes hospitalizados es la COMPARTIMENTACIÓN. Por ello, las plantas con zonas de hospitalización o con unidades especiales (quirófanos, UVI, etc.) deben estar compartimentadas al menos en dos sectores de incendio, cada uno de ellos con una superficie construida que no exceda de 1.500 m2 y con espacio suficiente para albergar a los pacientes de uno de los sectores contiguos. Se exceptúa de lo anterior aquellas plantas cuya superficie construida no exceda de 1.500 m2, que tenga salidas directas al espacio exterior seguro y cuyos recorridos de evacuación hasta ellas no exceda de 25 m.

En otras zonas del edificio, la superficie construida de cada sector de incendio no debe exceder de 2.500 m2.

EQUIPOS CONTRA INCENDIOS

Extintores portátiles. Se dispondrán extintores en número suficiente para que el recorrido real en cada planta hasta un extintor no supere los 15 m. Cada uno de los extintores tendrá una eficacia como mínimo 21A-113B. En zonas de Riesgo Especial Alto, de más de 500 m2, un extintor de carro de 25kg.

Columna seca. Cuando la altura sea mayor de 15 m.

Boca de Incendio Equipada(BIE). En todo caso (BIE 25 mm). En los lugares de riesgo especial alto, BIE de 45 mm.

Instalación de detección y alarma. En todo caso. Se dispondrán pulsadores manuales de alarma en los pasillos, zonas de circulación, zonas de tratamiento intensivo y en locales de riesgo alto. Se dispondrán detectores de humo en las zonas de hospitalización. Se dispondrán detectores adecuados al riesgo en toda zona de riesgo alto. Cuando el edificio tenga más de 100 camas deberá contar con comunicación telefónica directa con Bomberos

Alumbrado y ascensor de emergencia. En zonas de hospitalización y tratamiento intensivo, el alumbrado de emergencia proporcionará una luminancia no menor de 5 lux, durante 2 horas como mínimo. Aquellas de estas zonas, cuya altura de evacuación sea mayor de 15m, dispondrán al menos de un ascensor de emergencia.

Además se exigen determinadas condiciones para la accesibilidad a los edificios de los servicios de extinción de incendios. Y se instalará al menos un hidrante exterior (aparato hidráulico para toma de agua de los bomberos) en los hospitales cuya superficie total construida es mayor de 2.000 m2.

UN EJEMPLO RECIENTE (recuadro)

Para hacernos una ligera idea de las actuaciones que se dan en caso de incendio en un hospital, baste el siguiente ejemplo en el que se evacuó a más de 200 enfermos.

El incendio del hospital Germans Trias i Pujol (conocido como Can Ruti) de Badalona (Barcelona), en agosto de 2009, obligó a trasladar a 200 pacientes, desprogramar mil consultas y 50 intervenciones quirúrgicas.

El fuego se inició en el subterráneo del hospital, el humo ascendió rápidamente por el edificio a través de los sistemas de ventilación y aire acondicionado. La intensa humareda obligó a desalojar 4 plantas, trasladando a los enfermos menos graves a otras zonas del edificio libres de humo y a un hospital de campaña habilitado de urgencia en una de las terrazas del centro. Según testigos presenciales, la evacuación de los enfermos ha provocado mucha angustia, ya que las escaleras de emergencia han quedado impracticables por el humo y los pacientes, muchos de ellos sin poder valerse por sí mismos y con sueros y oxígeno, fueron trasladados a mano hasta la terraza del hospital a través de una escalera de caracol de sólo unos 75 centímetros de ancho. Otros 43 enfermos en estado crítico tuvieron que ser evacuados a otros hospitales cercanos.

El desalojo se efectuó con la ayuda de varios grupos electrógenos, ya que el suministro de electricidad permaneció cortado durante más de siete horas, al igual que el de gas y el teléfono.

Finalmente, el centro recuperó la normalidad y se destacó el buen funcionamiento del plan de emergencia activado tras la primera señal de alarma de los equipos de detección de incendios.

Contacto
Abrir chat
1
Hola, queremos hacer mucho más ágil tu experiencia en nuestra página web ¿En que podemos ayudarte?
(Al hacer clic, autoriza el tratamiento de sus datos personales)