Un incidente fatal ocurrido en un concierto arroja una nueva mirada sobre las explosiones producidas por polvos combustibles.

A nivel mundial, las explosiones de polvo han sido consideradas un problema industrial, producto de procesos a gran escala que pueden producir explosiones e incendios devastadores.

Sin embargo, esa percepción cambió en junio, cuando una coloreada nube de polvo de almidón de maíz explotó en un concierto lleno de gente en New Taipei, Taiwán, lanzando una bola de fuego gigante sobre la multitud y provocando quemaduras en cientos de personas. Mientras esta publicación para NFPA Journal Latinoamericano se estaba imprimiendo, habían muerto 15 personas, adicionalmente hubo 508 personas heridas, de las cuales 119 permanecían internadas en unidades de cuidados intensivos, algunas con quemaduras que cubrían el 90 por ciento de sus cuerpos. El alcalde de la ciudad, Eric Chu, denominó al incidente “el peor incidente de lesiones masivas (de la historia) en New Taipei”.

El almidón de maíz está incluido en un largo listado de sustancias combustibles capaces de producir explosiones de polvo. Cualquier partícula fina—desde aluminio hasta madera o azúcar—en elevadas concentraciones y bajo las condiciones adecuadas puede explotar cuando se presenta una fuente de ignición viable, dijo Guy Colonna, gerente de división de Ingeniería Industrial y Química de NFPA. Tan solo en Estados Unidos, entre 2008 y 2012 se registraron 50 accidentes ocasionados por el polvo combustible, provocando 20 muertes y 161 heridos, según la Comisión de Seguridad Química (Chemical Safety Board, o CSB) de Estados Unidos. Todos fueron dentro de un marco industrial—la Comisión de Seguridad Química no lleva un registro estadístico de incidentes de polvo no industriales. Las explosiones de polvo en celebraciones y otras reuniones públicas casi no se habían registrado antes del desastre de Taiwán, dijo Colonna.

En Taiwán, en un evento llamado “Color Play Asia” alrededor de 1,000 personas que asistían a un concierto, bailaban dentro de una pileta vacía en un parque de agua. Los organizadores arrojaron una cortina de almidón de maíz coloreado al aire, llenado el aire con partículas y cubriendo la ropa y piel de los asistentes con el polvo. Una fuente de calor desconocida, posiblemente un cigarrillo, encendió las partículas finas y produjo una masiva bola de fuego, dijeron los funcionarios.

Eventos similares, son cada vez más populares en todo el mundo, entre los que se incluye las “color runs” (carreras de colores)—carreras de entretenimiento en las que se les arroja polvo coloreado a los participantes”. Los eventos están inspirados en el antiguo festival religioso hindú conocido como Holi, en el que los asistentes lanzan polvos de colores al aire y a otros participantes.

NFPA cuenta con varios códigos y normas que apuntan a la prevención de explosiones de polvo industrial pero ninguno aborda específicamente los eventos de celebraciones o reuniones públicas, dijo Colonna. No obstante, los documentos sobre polvo de NFPA contienen una gran cantidad de información técnica sobre cómo se producen las explosiones de polvo que podría aplicarse a la prevención de futuros desastres, independientemente del contexto, dijo. Tras la explosión de Taiwán, NFPA podría reunir un paquete informativo para los encargados de hacer cumplir las normas y los bomberos.

“Desde un punto de vista de defensa, tendría sentido asentar por escrito lo que sabemos técnicamente, además de anécdotas de incidentes pasados”, dijo Colonna. “La finalidad sería poner la información en manos de la gente correcta, especialmente en lugares en los que ya se están llevando a cabo o se planean llevar a cabo algunos de estos eventos. Podríamos adelantarnos a cualquier situación de riesgo que pudiera surgir”.

Fuente: http://www.nfpajla.org/columnas/noticias/1147-barril-de-polvora

Contacto
Abrir chat
1
Hola, queremos hacer mucho más ágil tu experiencia en nuestra página web ¿En que podemos ayudarte?